Una psicóloga chilena invita a quitarle dramatismo al estrés

Una psicóloga chilena invita a quitarle dramatismo al estrés

1089
Compartir
asieslavida

Con palabras que trasnsmiten paz y un mensaje destinado a volver llevaderas las situaciones estresantes, la psicóloga y escritora chilena Marcela Lechuga presenta “Así es la vida”, un texto donde insta a quitarle dramatismo al estrés, ya que “es el motor fundamental para salir siempre adelante”.asieslavida

“Intento llegar al corazón de la gente y decirles que yo, `la peor de todas`, pude salir adelante y escribir un libro lleno de mensajes positivos concretables, y que el estrés es el motor para arriesgarnos, es un aliado para ser nosotros mismos”, explica Lechuga.

“¿Qué bebé llegó al mundo en paz, y si lo hizo no le dieron un chirlo para que llore? ¿Qué niño entró relajado al colegio? y cuando uno se casa ¿lo hace con tranquilidad? Todas esas son situaciones estresantes por las que pasamos en la vida”, ejemplifica.

“Hay que quitarle la cuota de dramatismo a la palabra estrés y llamar a las cosas por su nombre. El cansancio no es estrés, al igual que no lo es una enfermedad, o una situación conflictiva”, afirma la autora.

Según Lechuga, muchos de los adolescentes ven a adultos contrariados, confundidos y apesadumbrados con la vida que llevan: “Ante ese panorama, los chicos no quieren crecer, desean quedarse en el nido, no tener responsabilidades porque ven a los `grandes` padecer la adultez”, sostiene.

“Así es la vida” (Grijalbo) -sexta edición y best seller en Chile- comienza con un ejemplo potente sobre el proceso por el que pasa una masa de porcelana para llegar a ser una delicada una taza: la metáfora pretende que el lector tome conciencia sobre la importancia de esperar el tiempo correcto para cada cosa.

“Una vez que vivimos como realmente queremos, podemos llegar al momento de la muerte en paz, al sentir la felicidad de la plenitud y tras haber tenido una existencia con sentido”, afirma la autora, especializada en psicologí­a de la salud.

De pequeña, Lechuga tenía una sensibilidad especial por el dolor ajeno: estudió Ingeniería Civil con la loca idea de llevar comida a los chicos de Etiopía, pero un informe periodístico sobre cómo se tiraban frutas y verduras al mar para regular el mercado europeo le abrió los ojos y la hizo cambiar su mirada. Eligió psicología para conocer a las personas.

En su libro, Lechuga hace un repaso sobre algunos puntos álgidos en la vida de las personas, entre ellos las razones por las cuales los adultos mayores se van deteriorando en su salud a tal punto de volver a usar pañales como cuando eran pequeños y no poder valerse por sí mismos.

“Son nuestros ancianos que se ponen en ese rol y se autodiscriminan. No brindan enseñanzas a los jóvenes, se quejan todo el tiempo de que no quieren salir de sus casas porque ya corrieron toda una vida y llega el día que se convierten en viejos huraños”, ejemplifica.

“No saben que un mayor en una mesa familiar, por más que esté sentado en una silla de ruedas, es un regalo; que es maravilloso que un nieto pueda escuchar una historia de una abuelita -sostiene-. Estamos perdiendo esas buenas costumbres porque ellos mismos, por no sentirse impecables, se relajan”.

Con testimonios cargados de emotividad y con una nueva mirada sobre algunos problemas cotidianos, la especialista en hipnosis ericksoniana habla sobre cómo afrontar situaciones difíciles y brinda tips para aprender a pedir ayuda, relegar, pensar y actuar como un adulto al que no lo sobrepasan los problemas.

“Mientras más arriesgamos, más sueños de los que se consideran imposibles logramos. Tenemos la capacidad de transformar lo ordinario en extraordinario, pero eso se logra aprendiendo nuevas competencias todos los días hasta el final de nuestra vida”, apunta la autora.

“El estrés juega un rol importante pero tengo que saber usarlo, ponerlo como un aliado y no como un enemigo. Debe ser el motor que ayude a concretar mis metas y no una amenaza”, concluye Lechuga.

Comentarios

comentarios