El Sindicato de Prensa Rosario repudió la violenta agresión contra periodistas

El Sindicato de Prensa Rosario repudió la violenta agresión contra periodistas

820
Compartir
canal24082015

canal24082015

Trabajadores de prensa de los canales 3 y 5 fueron abordados por vecinos en barrio San Francisquito. El sindicato se presentará hoy en la fiscalía para denunciar la amenaza.

La Comisión de Libertad de Expresión y Formación Profesional del Sindicato de Prensa Rosario (SPR) expresó “su más enérgico repudio y total solidaridad” con los periodistas de Canal  5 y Canal 3 que fueron víctimas de amenazas por  parte de vecinos y familiares del hombre que fuera hallado muerto en la calle en la madrugada del domingo, en Constitución y Amenábar.

Mediante un comunicado, el sindicato contó que los trabajadores de prensa denunciaron a esta Comisión que cuando concurrieron al barrio San Francisquito cerca del mediodía de ayer, a fin de recabar información e imágenes para realizar la cobertura periodística sobre ese  hecho, fueron abordados por algunos vecinos, quienes les demandaron que se retiraran del lugar sin preguntar nada y no tomaran imágenes. El sindicato se presentará hoy en la fiscalía para denunciar la amenaza cercana a la agresión física.

El comunicado continúa así:

“Los periodistas de Canal 3 relataron que un hombre con capucha pasó por el lugar y les dijo que no filmaran nada, que no había nada para mostrar, y que luego otro se acercó muy agresivo a exigirles que no hicieran su trabajo: «Los voy a matar, tómensela de acá! Voy a buscarel fierro», y entró en un pasillo.  Ante el creciente nivel de agresividad se retiraron. En tanto, losperiodistas de Canal 5 soportaron una situación más grave. Denunciaron que cuando llegaron al lugar se pusieron a conversar con los vecinos, a fin de recolectar datos, información e imágenes para realizar la crónica de lo sucedido. Se les indicó que podían entrevistar a la dueña de un comercio que se encontraba abierto en ese momento. Mientras la esperaban, tres jóvenes se les acercaron y comenzaron a reclamarles con agresividad que se retiraran, que no preguntaran nada y, sobre todo, que no tomaran imágenes”.

“Con tono conciliador, los trabajadores de prensa intentaron explicar que estaban allí para trabajar y que ya se irían. Los jóvenes se alejaron, pero volvieron acompañados de un grupode entre ocho y diez personas, entre las cuales se encontraban dos que exhibían cuchillos en forma ostensiblemente amenazante y un tercero que dejaba ver que tenía en su cintura un arma de fuego. Ante esta situación, el camarógrafo bajó la filmadora, pero siguió grabando lo que estaba sucediendo, tomando registro de los insultos, agresiones y amenazas. La periodista, a través de su celular intentó pedir la  asistencia del  911. Los agresores patearon la cámara con la clara intención de dañarla. Entre  insultos y amenazas,  los  periodistas pudieron salir del lugar sin lesiones físicas, pero ambos relataron que «les apoyaron los cuchillos por la espalda». Cuando sehabían subido al móvil para retirarse, les tiraron piedrazos que rompieron la luneta trasera del vehículo. De todos los relatos surge la misma observación: que en la realización de su laborestán habituados a reacciones antipáticas y que trataron la situación en forma similar a otras yavividas, pero todos coincidieron en que «jamás se habían enfrentado a una situación tan agresivay violenta»”.

“Una vez más, repudiamos la violencia contra quienes cumplen con su misión de informar y se terminan transformando en sujetos de la noticia. Ponemos de manifiesto que cualquier actitud que atente contra el trabajo periodístico contraría la labor primera de la prensa que es la de informar hechos que afectan a nuestra sociedad. Será tarea de los poderes públicos esclarecer los delitos que la prensa refleja, en este caso, contra sus trabajadores”, cierra el comunicado.

Comentarios

comentarios