Barack Obama promulgará la ley que establece sanciones contra funcionarios venezolanos

Barack Obama promulgará la ley que establece sanciones contra funcionarios venezolanos

777
Compartir
141210110218-obama-immigration-story-top

El gobierno de Estados Unidos anunció que el presidente Barack Obama está dispuesto a promulgar la ley sancionada por el Congreso que establece sanciones contra funcionarios de Venezuela y que, según el canciller venezolano, Rafael Ramírez, “profundizará la confrontación” entre ambos países.

141210110218-obama-immigration-story-top

“El presidente planea firmar la ley que aprobó el Congreso”, afirmó el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su rueda de prensa diaria, aunque no especificó cuándo el mandatario pondrá la rúbrica que dará vigencia a la norma.

“No hemos permanecido en silencio, ni lo haremos, frente a acciones del gobierno venezolano que violan los derechos humanos, las libertades fundamentales y las normas democráticas”, agregó Earnest.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos sancionó ayer miércoles una ley que faculta al Ejecutivo a sancionar a funcionarios del gobierno de Venezuela a los que considere vinculados con violaciones de derechos humanos durante la represión de las manifestaciones callejeras cotidianas registradas en ese país entre febrero y junio pasados.

Entre las medidas contempladas por la norma -que había sido aprobada el lunes por el Senado- figura el congelamiento de activos y la denegación de visas.

“Con estas sanciones podemos poner fin a los días en que individuos del régimen violan los derechos humanos del pueblo venezolano durante la semana y luego se pasan sus vacaciones en la Florida, viviendo de lujo y malgastando la riqueza de Venezuela”, acusó el senador republicano Marco Rubio.

El legislador, de origen cubano, dejó claro que las sanciones no están dirigidas contra el pueblo venezolano sino contra “los hipócritas del régimen de Nicolás Maduro que hablan tanto del sacrificio socialista, pero que viven exentos de los fracasos de este sistema”.

Rubio añadió que esas personas permanecen “dentro de un mundo de fantasía con iPads forradas en oro y carros de lujo, todo esto mientras al pueblo venezolano le cuesta trabajo encontrar las necesidades básicas como comida y papel sanitario”.

En tanto, el demócrata Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, advirtió que “la lucha para ofrecer esperanza y oportunidad a Venezuela sólo ha comenzado”.

“Debemos continuar haciendo un llamado para el fin de la persecución política, incluidos los esfuerzos para silenciar a los líderes de la oposición como Leopoldo López y María Corina Machado”.

López y Machado son acusados por el gobierno de haber sido los principales instigadores de las protestas de febrero a junio, en cuyo contexto se registraron 42 muertos, 873 heridos, 3.306 detenidos y 189 investigaciones judiciales por denuncias de violación de derechos humanos, según datos del gobierno venezolano.

Preso desde el 18 de febrero, López está siendo juzgado por ello, mientras Machado -que también está acusada judicialmente- fue destituida como diputada por la mayoría oficialista por haber expuesto la situación de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA) como invitada por la representación de Panamá.

La aprobación de las sanciones en el Congreso fue más difícil que lo previsto inicialmente debido al veto que impusieron durante un tiempo dos senadores, lo que impedía que se le diera curso por la llamada vía rápida.

Asimismo, durante meses la administración Obama se mostró reticente a aplicar cualquier tipo de sanción contra el gobierno de Maduro al considerar que existían otras herramientas más efectivas y a la espera de que diera sus frutos el diálogo entre el gobierno y la oposición venezolanos, iniciado en abril e interrumpido en mayo.

El Departamento de Estado impuso finalmente el 30 de julio restricciones de viaje a Estados Unidos a funcionarios del gobierno de Venezuela “responsables o cómplices” de violaciones de derechos humanos cometidas contra la oposición, pero no les impuso sanciones económicas.

Ayer, tras la sanción de la ley por el Congreso, Ramírez advirtió que si la norma entrara en vigencia “profundizará la confrontación” entre ambos países y Estados Unidos “se quedará aislado”.

El martes, tras la media sanción del Senado estadounidense, Maduro había advertido que su gobierno no acepta amenazas “insolentes” e “imperialistas”, y llamó a Obama a recuperar “el equilibrio con Venezuela”, país que “no se deja atemorizar por amenazas ni por sanciones”.

Comentarios

comentarios