Mariela Galigani: Una vida dedicada a los niños

Mariela Galigani: Una vida dedicada a los niños

219
Compartir
La docente de Arroyo Seco, a punto de cumplir treinta años de profesión, hace veintiocho que se dedica a la matronatación en Labarra Olímpica de su ciudad.

Mariela Galigani se recibió de Profesora de Educación Física en marzo de 1993 y su entrega y vocación cumplen, desde ese momento, un rol fundamental en el vínculo de los más pequeños con sus padres desde los primeros meses de vida.

La profe de Arroyo Seco está al frente del espacio de matronatación en Labarra Olímpica y resulta necesario destacar su compromiso con la educación, a poco tiempo de cumplir treinta años de carrera.

La matronatación es un método acuático creado por la Dra. Patricia Cirigliano que se desarrolla en niños entre cero y dos años, aunque Mariela también trabaja con pequeños entre los tres y los cinco: “Trabajamos en la continuación del vínculo de los padres y del niño buscando siempre el placer del bebé”, dijo sobre la actividad que lleva adelante los lunes, martes, jueves y viernes en la escuela de natación a cargo de Lucas Ciarniello.

Por otro lado, sostuvo que la matronatación es la primera experiencia con la mamá y el papá y esto estimula la confianza del bebé: “Siempre voy al ritmo del bebé, nunca apuro”, explicó en relación a la experiencia que dura cuarenta minutos y que permite, por ese lapso de tiempo, compartir y afianzar los lazos de amor de la familia. Lazos que sin duda se construyen con la base de lo que ella misma transmite y genera que no es más que otra cosa que el reflejo de lo que ella misma es.

Finalmente, la profesional destacó la importancia del aprendizaje de la natación como un medio para la salud y para la seguridad de la población y, en este marco, abrió la reflexión sobre la necesidad de incorporar la disciplina a la currícula escolar.

Mujer de alma noble que da todo por amor a los demás. Docente desde la raíz, se convirtió en un puente de enseñanza para la vida. Referente, simple y silenciosa. La virtud que sólo tienen algunos grandes de dejar que su obra haga todo el ruido.

Comentarios

comentarios