El Adiós a un ícono de los medios rosarinos: Rosario lamenta el...

El Adiós a un ícono de los medios rosarinos: Rosario lamenta el fallecimiento de Alberto J. Llorente

1804
Compartir
El mundo de la radio y la televisión de Rosario se encuentra de luto tras el fallecimiento de uno de sus pilares más queridos, Alberto J. Llorente.

El mundo de la radio y la televisión de Rosario se encuentra de luto tras el fallecimiento de uno de sus pilares más queridos, Alberto J. Llorente. A los 93 años de edad, este reconocido locutor, animador y empresario del espectáculo dejó un vacío imposible de llenar tras una vida dedicada al entretenimiento y la conexión con el público.

Con una trayectoria que abarcó más de cinco décadas, Llorente se convirtió en una presencia familiar en los hogares de Rosario y más allá. Desde sus inicios en emisoras locales hasta su consagración como una de las voces más respetadas de la región, su carisma y profesionalismo lo llevaron a ganarse el cariño y la admiración de varias generaciones.

Llorente no solo fue un talentoso locutor, sino también un apasionado del espectáculo y un empresario visionario. A lo largo de su carrera, forjó estrechos lazos con grandes figuras del ámbito artístico, representando a artistas de renombre como “Palito” Ortega, Leonardo Favio y el inolvidable Sandro. Su programa diario en la mañana de La Tres se convirtió en un punto de encuentro para el entretenimiento y la camaradería, donde la música, los espectáculos y la alegría fluían de la mano de su inconfundible voz.

El impacto de Llorente trascendió las fronteras de la radiodifusión para convertirse en parte del tejido cultural de Rosario. Su compromiso con su comunidad y su capacidad para conectar con la audiencia lo convirtieron en un verdadero referente, ganándose el título de “Locutor Distinguido de Rosario” por parte del Concejo Municipal en reconocimiento a su invaluable contribución.

El legado de Alberto J. Llorente perdurará en el corazón de todos aquellos que tuvieron el privilegio de escucharlo y conocerlo. Su partida deja un profundo pesar en la industria de los medios de comunicación y en la ciudad que tanto amó. Sin embargo, su voz seguirá resonando en el recuerdo de aquellos que lo admiraron y en la historia de Rosario como un ejemplo de pasión, dedicación y cariño por su arte y su público. Que descanse en paz, Alberto J. Llorente.

 

Comentarios

comentarios