Caso Rosalía: Repudian pena por intento de femicidio

Caso Rosalía: Repudian pena por intento de femicidio

879
Compartir
toledo 1

toledo 1

“No me ayudaron antes, ahora tampoco. Me quiso matar delante de mi hija, no hubo justicia”, remarcó Rosalía Benítez tras enterarse de que su ex marido fue condenado a 10 años de prisión por dispararle al menos 6 veces en septiembre de 2012. Los fiscales adelantaron que apelarán el dictamen que se leyó ayer a la mañana por el tribunal de Sentencia 4. Por su parte, la víctima acompañada por un grupo de mujeres integrantes de ONG contra la violencia de género adelantó que el sábado próximo a las 9 organizarán un encuentro en la plaza del Reloj de Villa Gobernador Gálvez para reclamar que su victimario reciba la pena cercana a los 18 años que solicitó la fiscalía.

Mario Alberto “Cacho” Toledo tiene 57 años y ayer a la mañana en la sala de audiencias de los tribunales provinciales negó con su cabeza al escuchar la resolución de los jueces, que lo condena a una década en la cárcel por el delito de tentativa de homicidio doblemente agravado por alevosía y ensañamiento por el uso de arma de fuego, portación de arma de fuego sin la debida autorización legal y amenazas en calidad de autor. La calificación no llega a dar una dimensión de lo que le tocó vivir a Rosalía, su ex pareja y blanco del ensañamiento que mostró Toledo el 21 de septiembre de 2012 en el interior de una vivienda de Villa Gobernador Gálvez.

A Toledo, la Justicia le había prohibido acercarse a su pareja meses antes del ataque tras comprobar la violencia y las amenazas a la que la sometió durante los 17 años que estuvieron juntos. Sin embargo, esa madrugada se subió al techo, arrancó los cables del teléfono y sorprendió a la mujer en el patio. Rosalía corrió con la hija de ambos hasta una de las habitaciones que da a la calle, abrieron una ventana e intentaron escapar, pero Toledo les cortó el paso. La pequeña de 9 años se metió debajo de la cama y fue testigo de los seis impactos que recibió su mamá por parte de su papá. Toledo descargó las armas y huyó. La mujer fue socorrida por sus vecinos. Rosalía pasó 15 días en coma y le llevó un mes recuperarse por completo en el Heca. Las balas gatilladas por Toledo la alcanzaron en el abdomen, detrás del cuello, en la axila, una mama, en una mano y en el brazo izquierdo.

El juicio oral contra el ex esposo de Rosalía empezó el viernes 12 de diciembre y ayer terminó con la lectura de la sentencia en una audiencia abucheada y repudiada por los presentes. En su mayoría, eran mujeres integrantes de ONG contra la violencia de género.

La instancia estuvo presidida por los jueces de Sentencia 4, Julio Kesuani (presidente), María Isabel Más Varela y Edgardo Fertita; los fiscales fueron Cristina Herrera y Carlos Covani, mientras que la defensa del imputado estuvo a cargo de la defensora pública Mirtha Llonch. Luego de escuchar la sentencia, los fiscales indicaron que, tras evaluar los fundamentos –que se presentarán el 29 de este mes–, apelarán la medida. A su vez, Rosalía Benítez junto a un grupo de mujeres pertenecientes a la organización “Amas de Casa del país”, de Villa Gobernador Gálvez, mostró su disconformidad contra la pena.

“Otra vez me abandonan como cuando hice las denuncias. Quedé viva de milagro. ¿Cómo las mujeres víctima de violencia de género pueden confiar en la Justicia? ¿Quién va a venir a hacer una denuncia? ¿Cómo hago para confiar si me pasa algo. Qué hago, a quién le pido ayuda? Me siento defraudada. Me han pateado el culo como me lo patearon la primera vez que vine y lo denuncié. Con todo el trabajo que hicimos durante dos años es una vergüenza total”, se explayó Benítez.

Comentarios

comentarios