Brasil: el candidato Eduardo Campos muere tras caer su avioneta

Brasil: el candidato Eduardo Campos muere tras caer su avioneta

893
Compartir
1308142695a1354med

El candidato a la Presidencia de Brasil en las elecciones de octubre, murió cuando el avión en que viajaba cayó en la ciudad de Santos, estado de San Pablo, y conmocionó la arena política paralizando la campaña a menos de dos meses de los comicios. El gobierno argentino envió sus condolencias.1308142695a1354med

El dirigente del Partido Socialista Brasileño (PSB) viajaba en la avioneta que cayó en un área residencial de Santos junto con miembros de su campaña electoral, de los que ninguno sobrevivió, según confirmaron desde el propio partido.

Fuentes del PSB indicaron que siete personas se encontraban en el avión y aclararon que ni la esposa de Campos ni ninguno de sus hijos estaban a bordo como dijo en un primer momento la prensa local.

Campos, de 49 años, ex gobernador de Pernambuco y hasta ahora tercero en las encuestas, abordó el avión en Río de Janeiro donde había asistido por una entrevista de televisión, y se dirigía a Santos para otro compromiso de campaña.

El avión se estrelló alrededor de las 10 contra edificios en el barrio de Boqueirao, en Santos, una localidad portuaria situada a unos 70 kilómetros de San Pablo, informaron las agencias EFE y DPA.

La Aeronáutica de Brasil indicó que el mal tiempo fue la principal causa de la caída aunque inició investigaciones para determinar con precisión los factores que generaron el accidente.

Según la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) el avión tenía certificado de aeronavegabilidad y la inspección anual de mantención al día, citó la Agencia Brasil.

Las primeras versiones indicaron que había caído un helicóptero y se acercaron al lugar varias unidades del Cuerpo de Bomberos y de la Policía Militarizada (PM), y numerosas ambulancias, pero luego la Fuerza Aérea Brasileña confirmó que se trataba de una avioneta Cessna 560XL, con matrícula PR-AFA.

De acuerdo con las fuentes, al menos tres viviendas fueron afectadas y algunos videos enviados por vecinos mostraban llamas en el interior de algunas casas.

La muerte de Campos ocurrió nueve años más tarde de que, en la misma fecha, falleció su abuelo Miguel Arraes, un histórico líder socialista que, desde la década de 1960, impulsó cooperativas agrícolas y los sindicatos en el estado de Pernambuco.

Campos fue ministro de Ciencia y Tecnología en el gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva, pero rompió con el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) para postularse al gobierno en una fórmula integrada por la líder ambientalista Marina Silva, candidata a vicepresidente, que competiría en menos de dos meses, con la presidenta Dilma Rousseff que busca su reelección.

El PT anunció que la presidenta decretó tres días de duelo y canceló toda su agenda, al igual que el senador Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), también candidato y rival de Campos.

“Brasil pierde a uno de sus más talentosos políticos, que siempre luchó con idealismo por aquello en lo que creía”, señaló
Neves en su cuenta de Twitter.

En tanto, el vicepresidente Michel Temer manifestó su pesar por la muerte del socialista y también en la red social dijo que “no hay palabras para describir la tragedia que se abatió la política brasileña”.

“Eduardo Campos era un político de principios y valores heredados de su familia y llevados con dignidad y honra por toda su trayectoria en el Parlamento y en el Ejecutivo. Así como todo el país, estoy schokeado con este accidente y con la pérdida para sus amigos y familiares”, indicó Temer en su Twitter.

El anuncio del accidente de Campos generó una gran conmoción en el mundo político pero el impacto de la muerte del candidato sobre la disputa hacia las presidenciales todavía no puede ser medido.

A partir de ahora, el PSB tiene un plazo de diez días para designar a un nuevo candidato, pero esa decisión podría ser anticipada, ya que la campaña por radio y televisión se reiniciará el martes de la semana próxima.

Según los analistas, Silva, quien recibió alrededor de 20 millones de votos en los comicios de 2010, se perfila como la más probable candidata.

Además de los huérfanos que dejó en su partido, Campos deja viuda a la economista Renata Campos, con quien tuvo cinco hijos, el menor nacido en enero pasado.

Comentarios

comentarios