Millonaria condena a NCA por accidente fatal en Villa Gobernador Gálvez

Millonaria condena a NCA por accidente fatal en Villa Gobernador Gálvez

625
Compartir
accidentevgg1104

accidentevgg1104

La empresa Nuevo Central Argentino fue condenada por la Justicia a pagar la suma de 1.646.900 pesos (más intereses y honorarios) tras haberla encontrado responsable de un accidente ferroviario ocurrido en 2007 en Villa Gobernador Gálvez, se se cobró una víctima fatal y dos personas con heridas.

El siniestro, de ribetes increíbles, ocurrió cuando un vagón del ferrocarril, impulsado por los fuentes vientos que soplaban en medio de una lluvia torrencial (se llegaron a registrar ráfagas de hasta 110 kilómetros por hora), se puso en movimiento, tomó velocidad y, al llegar al cruce ferroviario de calle Corrientes de la vecina ciudad, embistió y arrastró unos 83 metros al auto en el que viajaban las víctimas, con el saldo de un muerto y dos heridos.

El hecho, que tuvo en su momento amplia repercusión, se produjo el 26 de octubre de 2007. Aquel día, tres jóvenes de 30, 23 y 22 años estaban jugando al fútbol en Rosario cuando se desató una fuerte tormenta, y decidieron emprender la retirada en un Fiat Palio tres puertas color rojo. Cuando quisieron pasar debajo del puente de Circunvalación para pasar a Villa Gobernador Gálvez se encontraron conque el paso estaba totalmente inundado. Entonces, costearon por una calle de Rosario, la colectora paralela a Circunvalción y pasaron por debajo de la avenida para antrar a la vecina ciudad. Tomaron por calle Corrientes, en medio de una lluvia torrencial, palos y ramas que volaban, y con una visibilidad escasa. Cuando llegaron al paso nivel de calle Corrientes entre Juan Domingo Perón y Nuestra Señora de La Paz, el vagón se apareció imprevistamente y los arrolló en la parte delantera derecha. El auto quedó literalmente enganchado porque el parante amortiguaror del vagón se metió por la ventana de la puerta delantera derecha del auto.

Como consecuencia del hecho, los tres resultaron con serias heridas. Pero Marcelo R. quien ocupaba el lugar del acompañante del conductor, murió días después como consecuencia de los politraumatismos. La víctima tenía 30 años y era empleado de la empresa Cargill, según consta en el expediente.

Los otros dos involucrados fueron Marcelo H, entonces de 23 años, quien conducía el vehículo, y Javier B., de 22, que ocupaba el asiento trasero. Ambos debieron ser intervenidos con heridas y lesiones de distinta consideración.

De la nada. El vagón se encontraba estacionado en la Playa de Estación Villa Diego de la empresa (se calcula que recorrió unos 83 metros hasta la colisión) , mientras que el paso a nivel donde ocurrió el siniestro no tenía barreras y se convirtió en una trampa mortal ante la ausencia de semáforos, timbre, campaña de alarma, silbatos. No había coordinación de tránsito y a todo esto se sumaron la escasa visibilidad y que el vagón era oscuro.

En el juicio, la empresa adujo, entre otros argumentos, que se trató de un caso fortuito que la eximía de resonabilidad, que se trató de un hecho de la naturaleza constituido por la fenomental tormenta que se desató en aquella fecha, que se presentaron ráfagas de más de 108 kilómetros por hora, y que la magnitud del evento meteorológico revistió las características de imprevisible e invevitable, en razón de no existir precedentes en la ciudad ni en la violencia ni en las secuelas.

Pero según el informe pericial, el vagón de 17.800 kilos no contaba con el número suficiente de frenos de mano y calzas para impedir su movimiento (de lo contrario, los vientos que soplaron, aún con tal intensidad, no hubieran logrado arrastrarlo). Por eso se produjo su desplazamiento, que puso en evidencia el incumplimiento de lo establecido por el reglamento de la misma empresa en cuanto a los sistemas de seguridad.

Con ese argumento principal, el Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual N1 de Rosario —con Susana Igarzábal como jueza de trámite— condenó al NCA pagar 1.646.900 pesos (más intereses y honorarios) por haberla encontrado civilmente responsable en el accidente fatal. Del total indemnizatorio, 1,3 millón de pesos corresponden a la familia del hombre fallecido, mientras que 346.900 irán a los lesionados. Se deben agregar además los intereses devengados desde la fecha del siniestro.

Comentarios

comentarios