Massa concentra su apoyo a Grandinetti porque sus candidatos a gobernadores no...

Massa concentra su apoyo a Grandinetti porque sus candidatos a gobernadores no levantan en las encuestas

751
Compartir
massa baja gobernadores

massa baja gobernadores

El problema se desató porque ninguno de los dos candidatos a la gobernación del Frente Renovador alcanzan los tres puntos en las encuestas y hasta dudan que lleguen al 1.5% necesario para pasar a las generales.

Muchos dirigentes abandonaron el armado furiosos por cómo se llevó adelante las negociaciones.

No sólo la feroz interna entre Eduardo Buzzi y Oscar “Cachi” Martínez carcomió las relaciones entre los distintos sectores que abonaron al Frente. También se bajaron listas, desplazaron candidatos y vetaron propuestas.

Carlos Carranza, ex ministro durante el gobierno de Carlos Reutemann y apoderado de la lista de Eduardo Buzzi, decidió dar un paso al costado. “Desde Buenos Aires optaron por apoyar a Cachi Martínez, por eso me fui”, reconoció el dirigente.

Según Carranza, Martínez logró convencer a los operadores de Buenos Aires luego del último acto en la capital provincial donde armó lo que mejor sabe hacer Cachi: un estadio cubierto colmado, con “Los Palmeras” entreteniendo a la concurrencia. “El problema no es que el Cachi venda, sino que los demás se lo compren”, ironizó el ex ministro.

A su vez, Carranza se sintió molesto por las acusaciones que hizo el ex dirigente de Federación Agraria contra el Lole Reutemann. “Me sorprendió y molestó muchísimo, Buzzi tomó como personal una decisión de carácter netamente político”, comentó Carranza.

Lo cierto es que el protagonismo que venía ocupando Cachi Martínez también influyó, según afirmaron desde el FR, para que se concretase el paso del ex corredor a las filas del macrismo. “Hay una enemistad manifiesta entre los dos”, confirmaron a este medio.

La pelea por las listas

La conformación de las listas legislativas tampoco transitó sin discordias. Primero corrieron del Frente Renovador al reconocido veterinario y actual concejal en Rosario, Carlos Cossia, quien se presentará por el partido UNITE como diputado provincial.

En su reemplazo, la lista de Buzzi, “Frente Renovador para la Esperanza”, propuso al ex intendente de Santa Fe Martín Balbarrey, cuestionado por las inundaciones en la capital provincial del 2007 y echado por Axel Kicillof de Intercargo, acusado de malversación de fondos.

Otro ex ministro del Lole, Yayo Baltuzzi, tampoco corrió mejor suerte. De estar cuarto en la lista de diputados, fue bajado de la carrera por cortocircuitos con el ala sindical que integra el massismo.

Para el armado de concejales en Rosario, la situación no fue diferente. Luego de acordar con el peronista Osvaldo Miatello como cabeza de lista, les impusieron al resto de las listas que tenían pensado presentarse a las internas que se bajen.

“Las definiciones que se tomaron desde Buenos Aires fueron desprolijas”, afirmó Andrés Chiarrello.

Chiarrello comenzó militando en el massismo pero a los pocos días del cierre de listas se cruzó al PRO.

“Hubo un acuerdo que vino desde arriba donde se bajó línea para que se vetaran y tumbaran listas”, afirmó. Según Chiarrello, en coincidencia con los sectores que se fueron del Frente Renovador, lo mejor hubiese sido presentar la mayor cantidad de listas e ir a una gran interna.

“Sobre todo con el sistema de boleta única, donde van a haber una gran cantidad de candidatos, las fotos van a ser diminutas y con varias listas vos te garantizas al menos que los frentes sean visibles”, afirmó un ex integrante del armado que ahora disputa un lugar en el Concejo municipal por la lista de UNITE.

A principios de semana, Sergio Massa terminó suspendiendo nuevamente una visita a la provincia por la feroz interna y para no mostrarse con los alicaídos candidatos a la gobernación. “No pudo venir por problemas personales”, justificó un armador local. “El que necesita que venga Massa es Cachi, porque Buzzi está muy bien en las encuestas”, agregó.

El cerrado mapa electoral que debe enfrentar Massa en un distrito fundamental para su carrera presidencial lo obligó a apostar por Alejandro Grandinetti, el periodista que pelea la intendencia de Rosario pero que tampoco las encuestas lo ubican en un lugar competitivo.

Comentarios

comentarios