Libertad para dos ex Callejeros, domiciliaria para otro

Libertad para dos ex Callejeros, domiciliaria para otro

1839
Compartir

De esta forma, los únicos ex miembros del grupo de rock que continúan presos son el cantante Patricio Santos Fontanet (37) y el baterista Eduardo Vásquez (41), el primero porque fue condenado a 7 años y el segundo a 6 por este hecho y a prisión perpetua por el crimen de su esposa Wanda Taddei (29).

En el caso de Santos Fontanet, permanece alojado en el pabellón psiquiátrico de la cárcel, en el marco del Programa Interministerial de Salud Mental Argentina (Prisma).

Además, están en prisión otros implicados en este expediente: Raúl Villareal (58), ex mano derecha del fallecido gerenciador de Cromañón, Omar Chabán, y el ex subcomisario Carlos Díaz (58), que pertenecía a la seccional con jurisdicción en el boliche, que recibieron penas de 6 y 8 años, respectivamente.

Los tres estaban condenados a cinco años de prisión por el incendio registrado en Cromañón y se les concedieron los beneficios porque ya habían estado presos entre diciembre de 2012 y agosto de 2014 y desde abril de 2016 hasta este mes, es decir casi tres años.

Además, se les restó un tiempo de prisión porque realizaron algunos talleres en la cárcel que permiten reducir la sentencia, por lo que cumplieron casi los dos tercios de la pena, como prevé la ley para acceder a los beneficios, indicó un vocero.

Los otros miembros de la banda también ya se encuentran fuera de prisión: al escenógrado Daniel Cardell (38) se le otorgó libertad condicional en agosto de 2013, al manager Diego Argañaraz (38) igual medida el 9 de septiembre de 2014 y al guitarrista Maximiliano Djerfy (41) el arresto domiciliario el 12 de octubre de 2016.

Otros condenados por el caso que también salieron de la cárcel son la ex subsecretaria de Gestión y Control Comunal Fabiana Fizbin (52), que recibió la libertad condicional el 27 de mayo de 2016, y Ana María Fernández (50), que fue beneficiada primero con una prisión domiciliaria y luego con la libertad en agosto de 2014.

Djerfy estaba condenado a 5 años de cárcel, Fizsbin a 4 años, Cardell a 3 y Fernández a dos años y diez meses.

La tragedia en Cromañón ocurrió la noche del 30 de diciembre de 2004, cuando comenzaba un recital de Callejeros en el predio ubicado en el barrio porteño de Once.

Mientras se entonaban los acordes del primer tema, decenas de jóvenes encendieron bengalas y pirotecnia denominada “tres tiros” que provocaron un incendio en la media sombra que recubría el techo del local, lo que generó un humo tóxico que terminó con la vida de 193 personas.

En el juicio que estuvo a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal 24, los músicos fueron absueltos y el resto condenados a distintas penas, pero luego de la apelación de la fiscalía y los familiares, la Cámara de Casación Penal también halló responsable a Callejeros.

Luego de que se fijaran nuevas penas y después de un largo derrotero judicial, en abril de 2016 la Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó los últimos planteos de las defensa y dejó firme las condenas por “estrago culposo seguido de muerte y participación necesaria con cohecho activo”, oportunidad en la que volvieron a ser detenidos los miembros de la banda.

Comentarios

comentarios