Ciudad Futura presentó un proyecto alternativo para las torres céntricas

    799
    Compartir
    Proyecto presentado por Ciudad Futura

    Desde dicho bloque precisan que es una iniciativa “para que se beneficie la ciudad y no a unos pocos empresarios”.

    Desde la bancada que integran Juan Monteverde, Caren Tepp, Pedro Salinas y Eduardo Trasante, plantean que son “las bases para debatir, de otra forma, los grandes proyectos urbanos de Rosario” y agregan que “es una contrapropuesta para que se avance en la construcción, pero que sea sustentable y justa en términos sociales y urbanos. Esto frente al proyecto presentado por el empresario Aldo Lattuca y el gobierno municipal que saltea todas las normas vigentes, y que nadie sabe explicar en qué beneficia a la ciudad”.

    Sostienen desde Ciudad Futura que “la propuesta tiene 3 ejes fundamentales” respecto a la construcción que pretende levantarse en la manzana comprendida por Paraguay, Rioja, Corrientes y la peatonal Córdoba y marcan en tal sentido: “Que se reduzca la altura de las torres para que se construya respetando la legislación, y que no haya una ley para los poderosos y otra para los ciudadanos comunes; que el proyecto le deje algo a la ciudad y que la gente pueda decidir qué quiera hacer con ese espacio y que las compensaciones que está obligado a pagar el empresario a la Municipalidad por el permiso de construir por fuera de los márgenes normativos, sean serias y se inviertan en los barrios hoy excluidos”.

    Menor altura

    Desde el bloque Ciudad Futura proponen que “los edificios tengan una altura máxima de 54 metros (20 por ciento menos que el proyecto original) y la inclusión de espacios 100 por ciento públicos donde la gente, mediante mecanismos de participación ciudadana, defina usos”.
    De igual modo propician que “las compensaciones se utilicen para urbanizar zonas excluidas y sean acordes a la mega rentabilidad que supone el emprendimiento: 70 millones de dólares en el caso del proyecto empresario, 50 millones de dólares en la contrapropuesta”.

    Plantean por otra parte “un mecanismo inédito anticorrupción para evitar sospechas de compra de voluntades. Ya que con solo levantar la mano para aprobar el proyecto oficial, los concejales le puedan dar al privado una ganancia extra de 30 millones de dólares”.

    “Esperamos -continúan los ediles de Ciudad Futura- que el socialismo apueste al diálogo y no haga el papelón de querer aprobar entre gallos y medianoche, en la última sesión del año, un proyecto que sólo le sirve a empresarios amigos del poder y no le deja nada a la ciudad”.

    En el mismo sentido aseveran que “con esta contrapropuesta, mostramos que es falso el maniqueísmo de ‘construcción sí’ o ‘construcción no’, progreso sí o progreso no. La clave no está en oponerse o defender los proyectos, sino en cuál es el modelo de desarrollo que queremos para la ciudad”.

    Al finalizar señalan: “Si queremos seguir profundizando esta ciudad desigual y violenta donde siempre ganan y pierden los mismos o si queremos empezar a revertir esta realidad. Una Rosario para poquitos o una Rosario para todos, esa es la cuestión. Acá hay un proyecto para debatirla y construirla de verdad”.

    Comentarios

    comentarios