Villa Gobernador Gálvez: A más jabón, menos trabajo local

Villa Gobernador Gálvez: A más jabón, menos trabajo local

1494
Compartir

(Por Luciana Mangó) La entrada de jabones desde Brasil creció 341 por ciento en los últimos dos años. Según datos del Observatorio de Importaciones en 2015 entraron 455 toneladas y al año siguiente 200 más. El salto mayor fue en 2017 cuando ingresaron 2.010 toneladas de jabones. El ingreso de la producción brasileña es una de las explicaciones del conflicto que la multinacional Unilever mantiene con los trabajadores de la planta de Villa Gobernador Gálvez, que a mediados de octubre despidió a 65 empleados porque “el costo laboral era muy alto”. Cerca de 30 tomaron la indemnización y el resto quiere seguir trabajando.

La semana pasada las autoridades de la planta adelantaron que traerán jabones Lux desde la fábrica en Brasil. Ya lo habían hecho en marzo con la marca Dove. La entrada de los jabones implica la caída de dos de las ocho líneas de producción. Cada una emplea a 12 trabajadores repartidos en tres turnos. De cumplirse con lo anunciado la planta seguirá con seis líneas. Cada línea de producción fabrica 100 toneladas semanales.

Para el secretario general del Sindicato de Jaboneros, Matías Rodríguez, la importación no justifica los despidos que superan el personal para cada línea de producción. “Tendrían que parar al menos tres líneas para justificarlos”, dijo a El Ciudadano, y adelantó que esta semana se reunirán con la empresa para pedir una respuesta a la multinacional. El jueves habrá una audiencia en el Ministerio de Trabajo y el viernes de la semana próxima vence el plazo de la conciliación obligatoria.

El paquete

Para hacer un jabón hay dos procesos: la elaboración y la producción. Los que trabajan en la primera son los encargados de fabricar el jabón, secarlo y dividirlo. La producción va desde la forma del jabón hasta el empaquetado final. Los responsables reciben los bastones de jabón, lo descargan en un silo y le agregan el perfume y el color. Con una matriz lo cortan y le dan la forma. Le ponen el sello de la marca y lo envuelven. Cuando los jabones están terminados los envasan en cajas listos para la venta.

En el proceso de producción trabajan 12 personas en tres turnos. Para los jabones de las marcas que comercializa Unilever, la multinacional empleaba a 96 personas entre las 8 líneas, sólo de producción. En marzo cerró una después de la importación de jabones Dove desde Brasil. La semana pasada, las autoridades anunciaron que van a traer la marca Lux desde el vecino país.

Lavarse las manos

Un día después de las elecciones legislativas que le dieron el triunfo a Cambiemos, las autoridades de la multinacional ubicada en Villa Gobernador Gálvez anunciaron 65 despidos. Los directivos prometieron sumar tecnología, pero el plan nunca llegó. La única constante que se mantuvo en las reuniones que hicieron en el Ministerio de Trabajo fue la de ratificar los despidos. En el último encuentro entre las autoridades, los delegados sindicales y los ministros de Producción, Luis Contigiani, y de Trabajo, Julio Genesini, la firma anunció que traerá jabones desde la planta de Brasil.

Para el sindicato de Jaboneros las importaciones no justifican los despidos. Creen que detrás de la medida hay una intención de precarizar a los trabajadores o de tercerizar la producción en sintonía con la reforma laboral que propone el gobierno nacional.

“El panorama es raro. La empresa nunca mostró fundamentos claros. Hacemos conjeturas y suposiciones pero no sabemos qué va a pasar. Esperamos que nos den una respuesta pero lo vemos difícil”, dijo Rodríguez.

Historia conocida

El ingreso de productos extranjeros fabricados por una firma multinacional en el exterior no es extraño para Santa Fe. A fines del año pasado la empresa Mefro Wheels, de capitales alemanes, empezó a vender las llantas fabricadas del otro lado de Atlántico a las terminales argentinas. La decisión bajó los niveles de producción de la planta de Rosario. De 800 mil llantas fabricadas en 2015, pasaron a producir 300 mil.

(*) Fuente: El Ciudadano

Comentarios

comentarios