Malargüe ofrece propuestas de turismo aventura, relax y conocimiento para toda la...

Malargüe ofrece propuestas de turismo aventura, relax y conocimiento para toda la familia en verano

141
Compartir
5477ca3223803 800x532

La ciudad de Malargüe es un punto estratégico para conocer diversos atractivos turísticos del sur de Mendoza y, además de ser sede de la mayor fiesta del chivo en el país, la naturaleza la dotó de un cielo diáfano gracias al cual se instaló allí un importante observatorio astronómico.

5477ca3223803 800x532

Atravesada por la mítica Ruta Nacional 40 está rodeada de ríos ideales para la pesca, lugares arqueológicos y paleontológicos, una laguna que sitio Ramsar de aves migratorias, con la cordillera de los Andes a pocos kilómetros y, en invierno un importante centro de nieve en Las Leñas.

Con estos condimentos, a 420 kilómetros al sur de la ciudad de Mendoza y a 1.475 metros sobre el nivel del mar, Malargüe invita a disfrutar de un verano para toda la familia, con una variada oferta de actividades.

El director de turismo local, Oscar Gonzales, recibió a Télam en la oficina de turismo de la ciudad, enclavada dentro de un gran parque verde, que convierte en un paseo el simple hecho de acercarse a recibir información.

“La oficina de turismo de la ciudad permanece abierta todos los dí­as para brindar al visitante toda la información sobre la plaza hotelera y paseos por la zona, de 8 a 21 horas”, aseguró Gonzáles.

En el casco urbano hay centro de convenciones, inaugurado en 1999, de una muy particular arquitectura, ya que está construido a tres metros de profundidad, con una sala mayor para 300 personas y un túnel donde periódicamente se hacen exposiciones artí­sticas, además de accesibilidad para discapacitados en todos sus espacios.

 

El cielo lí­mpido del sur mendocino llevó a que se instalase el Observatorio Pierre Auger, un experimento internacional de astrofísica que busca el origen y naturaleza de los rayos cósmicos ultraenergéticos, que atrae a cientí­ficos de todo el mundo a realizar investigaciones.

Un patrimonio de Malargüe es la Fiesta Nacional del Chivo, que celebra una de las tradiciones más arraigadas del lugar, la cría y comercialización de esta especie, que se realizará entre el 5 y el 10 de enero próximo.

Para esta 20ª edición, se anuncian números musicales de primer nivel y, sobre todo, la degustación de un plato que enorgullece a los lugareños: el mejor chivo asado a la estaca.

En esta oportunidad, el asado de chivos a la estaca se realizará por la noche, que será iluminada por los fogones bajo las estrellas.

Para quienes disfrutan de la pesca, el río Grande, al sur de la ciudad, es un lugar ideal para obtener truchas.

La riqueza de restos paleontológicos que han sido encontrados en el lugar convierten a Malargüe en una plaza importante para la observación y estudios de fósiles.

En el aspecto geológico, el visitante puede remontarse millones de siglos atrás, a través de la observación de las formaciones rocosas del Parque Volcánico La Payunia -el de mayor concentración de conos volcánicos del mundo- o en los alrededores del Volcán Malacara.

También puede sumergirse en las entrañas de la montañas con una visita a la reserva natural Caverna de las Brujas, que se adentra en el cerro Negro y tiene ocho kilómetros de ramificaciones, aunque los turistas sólo pueden ingresar unos cientos de metros, siempre en compañía de un guía.

A unos 35 kilómetros al sur de la ciudad, por la Ruta 40 y en la Cuesta del Chihuido, se encuentra el parque de aventuras Turcara, donde se pueden realizar actividades de senderismo, tirolesa de vuelo y de salto, observar fósiles e ingresar a una caverna.

El predio, enclavado en un paisaje rocoso y de altura, cuenta con instalaciones accesibles para personas con discapacidad motriz, a las que permite un desplazamiento por senderos y puntos panorámicos.

El parque cuenta con servicio de buffet y camping, y todos los elementos de seguridad para que los grupos familiares que concurren con niños puedan pasear y hacer las actividades de aventura que se proponen durante las visitas.

A todas estas propuestas, Malargüe suma un clima ideal, un paisaje coronado por los hielos eternos, tradiciones, rí­os, sabores y, sobre todo, la amabilidad del lugareño, que la convierten en una plaza de primer nivel a la hora de elegir las vacaciones.

Comentarios

comentarios